Packaging

El diseño de packaging es, sin duda, una de las vertientes más comprometedoras del diseño gráfico en su conjunto. En ningún otro caso, se pone de relieve la necesidad por parte de los clientes de “vestir” (envolver) sus productos de una forma tan llamativa para que, situados en el lineal o en el escaparate, cautiven el interés del público por encima de otros productos y marcas.

Un buen diseño de packaging no sólo debe ser atractivo sin más, sino aportar información más valiosa y diferenciada del producto que envuelve, del origen del mismo y de la marca o fabricante que lo avala. Además del precio y la marca, los atributos gráficos y materiales de un buen envoltorio (color, forma, volumen, textura…) tienen en sí un valor retórico importante y deben permitir al público apreciar las ventajas que le aporta frente a otras alternativas.